El diputado provincial Espartaco Marín dijo que la ley que avaló el arreglo con los fondos buitre no tiene que festejarse, aseveró que representa una pérdida de soberanía y afirmó que el tiempo de debate fue demasiado escaso. Aun así, comprendió a los legisladores nacionales por nuestra provincia que indicaron que ese acuerdo es “un mal necesario”.

Además, Marín chicaneó al diputado nacional Gustavo Fernández Mendía, exkirchnerista devenido en votante a favor de la derogación de la Ley de Pago Soberano.

Acerca de la votación por el arreglo con los buitres en el Congreso, Marín destacó: “La verdad es que uno veía vislumbrando cuál podía ser el resultado. No es sorpresa. Tampoco me agrada ni mucho menos lo celebro. Aprobar un proyecto que signifique ceder soberanía y emitir deuda no es para festejar”.

“Pero considero -aclaró-, un poco opinando desde afuera pero informándome y sabiendo el origen de la deuda y las renegociaciones, que se ha decidido avanzar en una renegociación. Si bien no es algo para festejar, es necesario, lo han manifestado así por lo menos los legisladores de nuestra provincia”.

Así coincidió con los legisladores, tanto del justicialismo como del PRO-UCR.

De todos modos, el diputado provincial advirtió que “el tiempo (de debate) no fue el adecuado. Hay una fecha tope, pero se podría haber negociado mejor. Y no hablo solo por este gobierno, hay una cuota parte del gobierno anterior”, recordó en declaraciones a Radio Kermés 106.1.

Consideró que “ahora hay que pagar la deuda interna con el país y las provincias. Hay que compensar algunas iniciativas que se han hecho para determinados sectores, desde la baja de retenciones hasta el incremento de tarifas; no se discute el mínimo no imponible de Ganancias, que lo terminan pagando otros trabajadores y jubilados. Hay una deuda del 15% de la coparticipación con las provincias. Esperemos que este acuerdo permita saldar la deuda interna”.

Sobre el papel del diputado nacional Gustavo Fernández Mendía, que llegó al Congreso como kirchnerista y reivindicando la Ley de Pago Soberano y ahora se cambió de vereda y votó por la derogación de esa misma normativa, Marín apuntó: “No hago más que mencionar lo que dije hace 2 años. No me sorprende. Sí me llaman la atención las apreciaciones de algunos referentes de la política que se sorprenden con la actitud de Gustavo. Lo respeto y me ha ganado una interna legítimamente, pero no por eso dejo de plantear que yo planteaba la avenida ancha del medio frente a políticas positivas y negativas, él respondía rápido avalando todas las políticas”.

“Encontrar que en su justificación vuelve a tomar el camino ancho del medio, bienvenido sea, pero coincido con las declaraciones de Robledo, no es lo que en la campaña mencionó”, chicaneó.

Después hizo referencias a la situación interna del peronismo y confirmó su simpatía por el liderazgo del salteño Juan Manuel Urtubey. “Una cosa es el peronismo y otra lo que se puede percibir en cuanto a liderazgos para los próximos años. Uno destaca la figura del gobernador de Salta, por su proyección, es un joven gobernador, ha mostrado matices, se mantuvo en el partido”, enumeró.

18/03/2016

Deja tu comentario

Leave a Reply