El ministro de Seguridad, Ekel Meyer, dijo que las amenazas proferidas al gobernador Gerardo Morales y a funcionarios públicos fueron realizadas desde un teléfono celular incautado en una unidad carcelaria de Jujuy, acotando que por las mismas se inició una causa judicial.
Precisó: “las amenazas y rumores de atentado contra la vida del gobernador” se hicieron desde una unidad carcelaria de la provincia, por lo que rápidamente se realizó la denuncia correspondiente y comenzaron las investigaciones que dieron como resultado el secuestro de algunos teléfonos celulares, los que están siendo sometidos a “investigaciones de las llamadas y cruces telefónicos”.
“La idea es que se investiguen todas las raíces, las situaciones y los hechos producidos con amenazas. Se hizo la denuncia y estamos a la espera de que la justicia nos informe de los resultados”, indicó.
El ministro apuntó que aún “no se sabe de quién provienen las amenazas”, ya que la causa todavía se encuentra bajo secreto de sumario. Pero las fuerzas de seguridad “se pusieron a trabajar inmediatamente en la protección de la vida del gobernador y los funcionarios que fueron amenazados”.
Asimismo recordó que el gobernador Morales convocó “a aquellos que quieran hablar, que lo hagan con tranquilidad porque van a tener la custodia y protección necesaria como todas las personas que han hecho denuncias y han sido amenazadas. Nosotros, a partir del Ministerio de Seguridad y la Policía de la Provincia, llevamos la protección a quienes lo soliciten”, sentenció.
fuente

Ekel Meyer

Deja tu comentario

Leave a Reply