El rector de la Universidad Nacional de Misiones, Javier Gortari, sostuvo que la casa de estudios está pasando por un mal momento financiero como “cualquier cristiano” de la Argentina y al mismo tiempo, advirtió que si no hay una mejor oferta del Gobierno nacional a los docentes y no docentes en las negociaciones paritarias, las clases correrán serio peligro.

Gortari explicó que la Universidad, así como otras casas de estudio del país, tiene el presupuesto desactualizado por los tarifazos, especialmente en la energía eléctrica que incrementó los costos entre un 30 o 40 por ciento. En ese sentido, confirmó que inició gestiones con Electricidad de Misiones SA para que la UNaM sea considerada entre los “grandes usuarios” y pueda pagar el aumento en varias cuotas, como las industrias y empresas afectadas en su productividad.

Con el aumento, la UnaM tiene que pagar cuatro millones de pesos al año en energía eléctrica, lo que equivale a un diez por ciento del presupuesto operativo. El resto de las universidades padecen situaciones similares, aunque la más complicada es la de Buenos Aires, por el enorme monto de energía consumida en laboratorios y unidades académicas.

Senadores de la oposición –como el misionero Juan Manuel Irrazábal- anticiparon que presentarán un proyecto de ley para que se retrotraigan las tarifas eléctricas a la situación en la que se aprobaron los presupuestos universitarios.

Gortari sostuvo que esa preocupación fue elevada por el Consejo de Rectores al ministro de Educación, Esteban Bullrich, quien expresó el compromiso de “estudiarlo”. “Mientras tanto, pague y quéjese después”, se quejó el docente misionero.

Para el rector de la UNaM, sin embargo, lo que más preocupa es la indefinición de las paritarias ante la escasa oferta oficial a docentes y no docentes. “Si no hay acuerdo, tendremos un año complicado”, advirtió.

fuente

Deja tu comentario

Leave a Reply