Blanca Vercellino, voz cantante del movimiento de jubilados que reclama la equiparación de sus ingresos, recordó que en 2012 el proìo justicialismo avalaba la postura que ellos impulsan. Lamentó la falta de “voluntad política”, pero espera que el gobernador los escuche.

Ni media hora tardó la respuesta de los voceros de los “jubilados del recálculo” a las declaraciones del ministro de Hacienda Ernesto Franco. Blanca Vercellino, una de las referentes del sector, planteó que “lo del ministro es lamentable” y dejó en claro que “no pedimos ninguna dádiva” sino que se cumpla con el derecho de acceder a una retribución equitativa.

“Lamentable lo del ministro”, calificó Vercellino. Pero tampoco se mostró muy sorprendida: “es el mismo que en el ‘95 suscribió y alentó la Ley de Emergencia Previsional”, reccoró.

“Según este pensamiento, las 3.000 personas a las que se les hizo más quita de derechos laborales y previsionales, estamos condenados a sucumbir en el intento de reparar esa injusticia”, reprochó.

“Evidentemente no hay voluntad política, al menos por parte del ministro”, insistió. Y remarcó, para evitar confusiones, cuál es el planteo del sector: “estamos pidiendo lo que ellos mismos suscribieron en 2012. Esa resolución fue ideada e impulsada por el grupo mayoritario de diputados; la composición de la Cámara de Diputados no ha variado. Quien ha variado es el gobernador. Cambiamos de gobernador, pero es del mismo partido político”.

Cuando se le preguntó si pensaba que Carlos Verna tendría la misma postura cerrada que el ministro Franco, Vercellino comentó: “esperemos que no, que el gobernador nos reciba, que puedan escucharnos, él conoce nuestra problemática y no tenemos dudas de ello, porque cuando era candidato le hicimos llegar documentación”.

“Lo más condenable del ministro es considerar que es una dádiva lo que estamos reclamando. De ninguna manera”, reiteró.

Recordó que la Provincia “acaba de sucribir un convenio con Nación, el 18 de marzo, que es ley desde la semana pasada, y en ese convenio establecen que la forma de determinación del haber que se utilizará en la provincia es precisamente la que rige: el promedio de remuneraciones de los últimos 10 años. Con esa fórmula, esa base de cálculo, es que pedimos equiparación. Es así de sencillo”.

“Si fuimos los más afectados, con los civiles con muchísimo componente en negro, hay que reparar esa injusticia”, aseveró.

Destacó además que “promediar 10 años de salarios es más que razonable, en el límite de lo aceptable. Habría otras formas mejores. Pero hemos aceptado esa forma de determinar el haber, porque es razonable y contribuye a no desfinanciar la caja”.

Aunque aclaró también que “la caja se desfinancia porque hay haberes salariales que van por abajo de la pauta inflacionaria. Si fueran por encima, la caja no sufriría menoscabo”.

11/5/2016

Deja tu comentario

Leave a Reply