La gobernadora Alicia Kirchner reconoció la crisis que atraviesa Santa Cruz: en su primera cadena provincial detalló los alcances del decreto 157, a través del cual propone un reordenamiento del Estado para intentar revertir el déficit presupuestario, que en 2015 alcanzó los $ 4600 millones. Pero, por ahora, el decreto es para realizar un diagnóstico.

La cuñada de Cristina Kirchner asumió con las cuentas en rojo en la provincia. En su primer discurso ante la Legislatura y ante el gobernador saliente y la ex presidenta, había diagnosticado que Santa Cruz estaba quebrada económicamente. Ahora firmó un decreto con el que intentará “elaborar un diagnóstico serio de la realidad de nuestra provincia”, según sus propias palabras.

Alicia Kirchner reconoció que hay escuelas, hospitales y oficinas públicas que no funcionan, una estructura pública desbordada, aseguró que se desconoce el número de empleados y que muchos fueron nombrados sin expedientes. Se comprometió a realizar un censo de empleados, a aumentar el gravamen a los juegos de azar y lograr mayores aportes de las pesqueras, mineras y petroleras, a través del Plan de Responsabilidad Social. Y aseguró que en 60 días logrará reparar las escuelas para que puedan iniciar las clases.

“Nos encontramos con información difusa, no sistematizada, no consolidada. Quiero que la población santacruceña se vaya informando de forma permanente de la actividad de gobierno, por eso he decidido tener esta pequeña comunicación con ustedes”, afirmó la gobernadora.

 

fuente

Alicia Kirchner

Deja tu comentario

Leave a Reply