La ciudad se encuentra totalmente atestada de basura debido a que no se previeron las guardias mínimas de recolección de residuos durante 72 horas. La última recolección se efectuó el pasado miércoles 30 de diciembre y se volverá a concretar recién en la jornada de hoy con el servicio normal.

Si bien desde el municipio se comunicó que se debía resguardar la basura teniendo en cuenta la interrupción de servicios por los feriados de las fiestas de fin de año, muchos vecinos no tuvieron en cuenta la advertencia y sacaron los residuos hasta los canastos contenedores donde los perros se encargaron de esparcir los desechos por todo el suelo. Esto ha causado muchos inconvenientes para los transeúntes en diversos barrios sobre todo por los olores que emanaban debido al estado de descomposición avanzado por las altas temperaturas.

Lo mismo sucedió con el servicio de barrido de calles, que desde hace días no se efectúa y aún quedan los resabios de las últimas lluvias que dejó barro por todos lados. Tal vez el sector más afectado resultó el comercial que hace apenas unos días mantuvieron una reunión con el intendente Sebastián Nóblega solicitando más limpieza y construcción de desagües pluviales, puesto que el centro se inunda cada vez que llueve.

fuente

Deja tu comentario

Leave a Reply